La Imagen de Nuestra Señora de Nueva Pompeya

Esta advocación mariana de nace en Pompeya, Italia, en 1876. Cuando el beato Bartolo Longo recibió el mensaje de una amigo muerto pidiéndole: 

Salva a esta gente, Bartolo. Propaga el Rosario. Haz que lo recen. María prometió la salvación para quienes lo hagan.

El beato, ferviente devoto de María, comenzó a difundir el culto de la Virgen del Rosario de Pompeya a partir de un cuadro que consiguió en un convento de Nápoles que hizo restaurar.

Nuestra Señora de Nueva Pompeya

Su tamaño es de 1,20 por 1 metro y presenta la imagen de María con Jesús en sus brazos. A sus pies se encuentran Santo Domingo y Santa Catalina de Siena. Con su mano izquierda ella entrega el rosario a la Santa, mientras que el niño, apoyado en su pierna izquierda se lo entrega al Santo. 

En la obra pictórica, entregada a Longo por Sor Maria Concetta De Litala, una monja del Convento del Rosariello en Porta Medina en Nápoles, se pueden reconocer tres grandes áreas.

La zona en altura, donde la figura de María en el trono convida a la Iglesia a arrodillarse ante el misterio de la Trinidad . El espacio inferior es la propia Iglesia, el Cuerpo Místico, la familia que tiene en Jesús su cabeza, en el Espíritu su vínculo y en María su miembro excelso y su Madre. Por último, los laterales representados por los arcos, que llevan al mundo, a la historia hacia la cual la Iglesia tiene la deuda de ser “sacramento”, otorgando el servicio del anuncio evangélico para la edificación de una merecedora ciudad del hombre.

En Pompeya se celebra los 13 de noviembre la llegada del cuadro de Nuestra Señora el Rosario.

De Pompeya a En estas tierras

En Buenos Aires, la imagen que se veneró en la primera capilla ubicada en el barrio de Nueva Pompeya, y luego en los primeros años del nuevo templo, era un óleo donado por una familia italiana, copia de ese cuadro . Después se lo reemplazó por uno más grande. El que aún se conserva en la sacristía del santuario ubicado en Saenz y Esquiú.

El 3 de mayo de 1914, se sustituyó por un grandioso grupo escultórico de madera tallada. Obra del catalán Miguel Castellanas. Lo bendijo Monseñor Espinosa con la inauguración del camarín.

El acontecimiento cumbre se desarrolló el 20 de agosto de 1922 cuando tuvo lugar, por disposición del Papa Benedicto XV, la coronación de la virgen por el Nuncio Apostólico Alberto Vasallo-Torregrossa, ante la concurrencia de alrededor de cien mil personas.

Y te convertirás en Santuario

Cuenta una leyenda urbana que a comienzos del siglo XX vivía en Buenos Aires una joven de nombre María Luisa Calviño. Ella padecía una rara enfermedad en la vista. Los más eminentes médicos de la Ciudad no la podían curar. Hizo entonces el voto de organizar una peregrinación al templo para que, por mediación de la Santísima Virgen del Rosario de Pompeya, Dios le concediera la salud.

Apenas formulada la promesa se acercó al temploa. Lavó su cara con el agua bendita y luego se encontró sanada. Conocida la milagrosa cura y el voto hecho por ella, más de 5.000 personas acompañaron a  Calviño en peregrinación al Santuario el 4 de julio de 1902.

Desde aquel día la afluencia al templo es constante. Fieles llegados de todos los ámbitos de la ciudad y sus aledaños. Hasta convertirse en una de las iglesias mas visitadas de la Ciudad.

Libro de Suplicas de Nuestra Señora de Nueva Pompeya

Los caminos para lograr la gracia de la Virgen María son infinitos. Pero resulta inusual hacer una petición por escrito, con firma del interesado y la fecha correspondiente.

Eso es lo que sucede en el Santuario de Nuestra Señora de Nueva Pompeya, donde se encuentra a disposición de la feligresía un libro permanente, para que las peticiones, promesas, agradecimientos y votos de devoción y fidelidad consten en forma manuscrita.

Es un volumen maravilloso, escrito por el pueblo. Lleva más de cuarenta tomos. La práctica del Libro de las Súplicas comenzó el 3 de Octubre de 1908. Aún hoy continúa siendo solicitado por los fieles que quieren dejar registrados sus pedidos u agradecimientos a Nuestra Señora de Nueva Pompeya .

8 comentarios en «La Imagen de Nuestra Señora de Nueva Pompeya»

  • el 10/10/2018 a las 13:17
    Enlace permanente

    Hermosa historia.Saname Virgencita de Pompella.todo lo que tengo.que así sea madre amén.

    Respuesta
    • el 12/28/2020 a las 03:18
      Enlace permanente

      Virgencita de Pompeya, pido por la sanación de la vista de mí mami, obra en los médicos o por intermedio de tu milagro. Bendice a mí familia que tanto los amo. Danos la gracia de vivir días dignos en Dios. Amen

      Respuesta
  • el 12/09/2019 a las 09:19
    Enlace permanente

    Rubén Héctor Berdejo 76 años Gracias Virgencita De Nueva Pompeya por todas tus Bendiciones hoy te necesito más que nunca tu protección para mis hijas mí esposa y para mí también micasa Gracias Virgencita

    Respuesta
    • el 12/16/2019 a las 17:30
      Enlace permanente

      Gracias Adorable Virgen de Pompeya por todas tus Bendiciones gran ayuda Amen —- Gracias a las personas de la Iglesia con quién uno se Comunica

      Respuesta
  • el 10/10/2020 a las 11:48
    Enlace permanente

    Virgen Sagrada María te agradezco por tener en Tu Cobijo a mi Mami . Y te pido que me ayudes a liberarme de casi todos los problemas y poder llevar a Mi Papá a mi Hermanito y a Mi Suegra a Tu Hogar para su Eterno descanzo AMÉN

    Respuesta
  • el 12/28/2020 a las 03:19
    Enlace permanente

    Virgencita de Pompeya, pido por la sanación de la vista de mí mami, obra en los médicos o por intermedio de tu milagro. Bendice a mí familia que tanto los amo. Danos la gracia de vivir días dignos en Dios. Amen

    Respuesta

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.