Catedral de la Santísima Trinidad

La Catedral de la Santísima Trinidad es el acontecimiento más importante en la historia de la ortodoxia en América del Sur. Esta frente a las barrancas del Parque Lezama sobre la calle Brasil. El templo, de estilo moscovita del siglo XVII, inició su obra en 1898. Se inauguró tres años más tarde con la presencia del presidente Julio Roca. El arquitecto noruego Alejandro Christophersen realizó la obra, se trata de una adaptación del diseño de su par del Santo Sínodo de Rusia, Mihail Preobrazensky. El terreno fue adquirido con dinero que donó el zar Alejandro III. Desde la década de 1920 depende del Sínodo Internacional de Nueva York. Y en 2000 fue declarado Monumento Histórico Nacional.

La inmigración rusa a la Argentina se inició hacia 1880, como parte la llegada masiva de colectividades de distintos países de Europa. Así se integró una pequeña comunidad que profesaba la religión católica apostólica ortodoxa (llamada comúnmente ortodoxa) que incluía griegos, eslavos, rusos y sirio-libaneses. Todos estos inmigrantes constituían una reducida comunidad ortodoxa sin representación alguna.

En toda Sudamérica no había una sola iglesia Ortodoxa, ni sacerdote de este culto. Para satisfacer sus necesidades espirituales, o para formalizar sus matrimonios o bautismos, se veían obligados a recurrir a otros cultos. Fue así que un grupo de vecinos realizó una la petición al Emperador Alejandro III, suplicándole el envío de un sacerdote ortodoxo a esta Capital. El Emperador supo comprender esa afligente situación y el 14 de Junio de 1888 firmó el ¨ukaz¨ (decreto) ordenando la fundación en Buenos Aires de la Iglesia Ortodoxa adscrita a La Legación Imperial de Rusia en América del Sur.

La bendición del templo tuvo lugar el 6 de octubre de 1901 en presencia del presidente Julio Roca. Ministros del Poder Ejecutivo, Cuerpo Diplomático y autoridades nacionales y municipales. El diario La Nación en su edición del 7/10/1901 relataba:

el Archipreste declaró que se cumplían sus votos al inaugurarse la capilla rusa en Buenos Aires. Expresándose con facilidad y corrección en castellano, saludó e hizo votos por la República Argentina y por sus Autoridades, complaciéndose que en ella pudiesen vivir en paz los hombres de todo el mundo…
Y aún cuando toda ella (la ceremonia) nos dejase bajo la sensación de algo delicadamente conmovedor, nos hicieron vibrar las palabras de fraternidad humana pronunciadas por el capellán ruso, y que quisiéramos oír de los sacerdotes de todos los cultos

A raíz de la caída del Imperio Ruso, los griegos y los sirio-libaneses formaron sus propias parroquias con sus sacerdotes nacionales. Varios de los griegos y de los sirio-libaneses, por simpatías y antiguos lazos de amistad y filiación espiritual, han permanecido en la Iglesia durante muchos años como socios de la ¨Asociación Ortodoxa Rusa en la Argentina¨. Como oficialmente se denomina a la comunidad.

 Arquitectura de la Catedral de la Santísima Trinidad

El edificio está retirado de la línea municipal. El plano de la fachada está dividido en dos niveles, la iglesia propiamente dicha está situada en el piso superior. Las cúpulas bulbosas del frontis están pintadas de celeste y decoradas con estrellas doradas aplicadas. Una forma de rememorar algunos edificios bizantinos rusos

Al llegar al primer piso, la iglesia está conformada por tres espacios dispuestos de manera perpendicular a la calle. El primero es tangencial al acceso y es donde –básicamente– permanecen los fieles durante la liturgia. El segundo espacio está cubierto por una importante cúpula semiesférica apoyada sobre pechinas; la cúpula acebollada exterior de mayor tamaño se corresponde con su linterna. Las otras cuatro cúpulas vistas desde el exterior no se evidencian en este espacio interior.

Este ámbito bajo la cúpula está separado del tercer espacio (el presbiterio) mediante el iconostasio, muro esencial de las iglesias ortodoxas que recorre la totalidad del edificio en el sentido perpendicular a la fachada y lo divide en dos partes. Está profusamente decorado y sobre él se ubican las diversas imágenes religiosas, la silueta de una iglesia de la cual sobresalen sus cinco cúpulas y las tres puertas que comunican la nave con el presbiterio. La central, destinada exclusivamente al pasaje de los clérigos, tiene una importancia fundamental durante la misa.

Desde el Monte Athos llegó una imagen de la Madre de Dios, hecho en madera y oro. Si un curioso se detiene ante el frente de la calle Brasil y levanta la vista, verá allá arriba una representación de la Santísima Trinidad: está hecha en San Petersburgo con mosaicos de Venecia.

Iglesia Ortodoxa Rusa

Actualmente, en Argentina, vive la mayor comunidad rusa de América latina. Sus creyentes han vivido históricamente en Grecia y la antigua Yugoslavia, Rusia y Oriente Medio. La Cuarta Cruzada, que en el año 1204 culminó en el saqueo de Constantinopla y la instalación de un obispo latino obediente a Roma, separó más a ambas iglesias.

Los romanos consideran que el Espíritu Santo procede del Padre y del Hijo, mientras que los ortodoxos argumentan que, según el antiguo Credo, el Espíritu Santo procede del Padre y que con el Padre y el Hijo es conjuntamente adorado y glorificado.

Son más las similitudes que las diferencias. Cabe mencionar que los ortodoxos se persignan uniendo los dedos pulgar, índice y mayor (símbolo de la Santísima Trinidad). Al hacerlo en el nombre del Espíritu Santo lo hacen primero a la derecha y luego a la izquierda. Otras diferencias radican en que el sacerdote debe estar casado previo a la ceremonia de Ordenación. No idolatran imágenes referentes a Cristo, la Virgen María y los Santos, pero sí las honran. Aquellas imágenes, entre las cuales también se hallan pasajes del Evangelio, son realizadas únicamente con figuración plana, consideradas iconos. Además los feligreses cantan sin música instrumental y la misa acontece de a pie.

Existen varias formas de acceder a una visita:

En los horarios de oficios religiosos (ver horario) muchos transeúntes se atreven a entrar al mismo. Algunos de ellos presencian parte del oficio litúrgico donde participan el clero, los acólitos, el coro y los fieles. Esto es de interés para aquellos que quieren conocer ese culto. Durante los oficios religiosos no esta permitido recorrer el templo ni realizar preguntas. Esta terminantemente prohibido tomar fotografías, realizar grabaciones o filmaciones durante los oficios religiosos.

Visitas guiadas para el público en general. Se realizan, generalmente, el segundo domingo de cada mes a las 15:30. Tienen un bono contribución y su duración es de 60 minutos aproximadamente. No esta permitido tomar fotos, ni recorrer el templo sin invitación o permiso del anfitrión. Para mas info info@iglesiarusa.org.ar