En 1797 fue nombrado párrocos, Fray Juan Nepomuceno Solá. Con ese cargo concurrió al cabildo abierto del 22 de mayo de 1810 donde votó para que se subrogase el mando en el Cabildo con voto decisivo del Síndico Procurador general, esto provisoriamente hasta la creación de una Junta Gubernativa con llamamiento de todos los diputados del Virreinato del Río de la Plata. Al pronunciarse la mayoría por el reemplazo del Virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros, el ayuntamiento manejado por el síndico Julián de Leiva creó una Junta encabezada por Cisneros acompañado por cuatro personas representativas: un militar, Cornelio Saavedra, un abogado Juan José Castelli, ambos del partido patriota, un comerciante del partido de Álzaga, José Santos Incháurregui y un religioso, Solá, tres criollos y un peninsular. Ese gobierno juró el 24 de mayo pero su instalación generó una fuerte reacción entre los criollos al mantenerse Cisneros al mando político y, principalmente, militar. Viéndose obligados a renunciar por la falta de apoyo de las unidades militares, el cabildo constituyó una nueva Junta Provisoria de gobierno, la “Primera Junta”, primera encabezada por un criollo. Solá siguió desempeñándose en Monserrat sin ser molestado por las autoridades de la Revolución de Mayo. En 1816 el gobierno conociendo su caridad lo nombró en una comisión para recolectar fondos para los inundados en Barracas y Rojas. Su retrato se encuentra en el despacho parroquial.

La Beata María Antonia de Paz y Figueroa, “Mama Antula” recorre incansable a pie y descalza las provincias de Santiago del Estero, Jujuy, Salta, La Rioja, Catamarca, Córdoba para recoger limosnas para los retiros y sus buenas obras para los pobres; finalmente llega a Buenos Aires a fines de 1779 con el intento de extender su obra apostólica, sufre contradicciones, le gritaban “Loca”, “Bruja”, refugiándose en la iglesia de La Piedad. Luego con la autorización del Obispo comienza sus retiros en la ciudad, uno de los tres lugares donde los realizó fue esta parroquia, fue el segundo lugar. En 1794 se inauguró la Santa Casa de Ejercicios Espirituales que se encuentra en Independencia y Salta a escasos 400 metros de esta parroquia.

En 1860 se realizó la primer Conferencia Vicentina establecida fuera del Casco Histórico de Buenos Aires. Las anteriores habían sido en 1859 en Nuestra Señora de la Merced y San Ignacio

Este templo fue frecuentado por muchas personalidades importantes de nuestra historia y de la cultura. Aquí recibieron el sacramento del matrimonio el historiador Paul Groussac y el poeta Carlos Guido y Spano.

El gobernador Juan Manuel de Rosas junto con su familia frecuentaba habitualmente este lugar y no sólo en los momentos de culto. Todavía puede verse en el patio interno de la parroquia, el aljibe donde Manuelita de Rosas, hija del gobernador, pasaba largos ratos de descanso. En los libros parroquiales las actas se firmaban con la consigna “viva la santa Federación mueran los salvajes unitarios”