En junio de 1969 el rayo de una tormenta eléctrica descargó su furia sobre la cruz de la Parroquia Nuestra Señora de la Visitación en la esquina de Páez y avenida Nazca, en el barrio de Flores.

La cruz quedó haciendo equilibrio, sin caerse. Por la mañana el parroco llamó a los bomberos. Al llegar al lugar y ante el asombro de todos los vecinos la escalera no dio la altura.  Por la tarde llegó otro camión mas moderno y pudo bajar la cruz para y posterior colocación que se realizó meses después con la ayuda de la misma autobomba.

El templo fue originalmente la capilla del monasterio de la Orden de la Visitación de María que funcionaba en esa manzana desde 1913 y terminada de construir y bendecida el 23 de agosto de 1925. En 1982 la orden se mudó a Pilar y vende el predio, que sería demolido, quedando la capilla elevada a parroquia a cargo del arzobispado.

Durante muchos años los vecinos lucharon por tener una plaza. Se opusieron al proyecto de la construcción de torres y lograron que se declare a la manzana de utilidad pública. Al fin hubo presupuesto para construirla y se llamó Plaza de los Periodistas