Recientemente se llevó a cabo en San José de Chiquitos, Bolivia, el XIII Congreso Internacional de Turismo Religioso y Sustentable, con representantes de 14 paises, que expusieron los trabajos que efectúan para hacer del turismo un instrumento que permita el desarrollo social y económico de sus regiones.

Este Congreso nació hace 12 años, cuando emprendedores de turismo de Brasil y Argentina  se ocuparon de trabajar en un circuito internacional que promueva sitios que tengan algún atractivo religioso, como una opción diferente dentro de la diversa oferta de viajes, y actualmente cuenta con el respaldo del Vaticano.

La delegación argentina estuvo compuesta por la Coordinadora de Turismo Religioso del Ministerio de Turismo, Cecilia Chiuchich quien resaltó que en nuestro país hace años se viene trabajando con en este tema, debido a la gran cantidad de manifestaciones, sitios y santuarios, y en cada una de las provincias se empezó a darle importancia a lo que es el turismo religioso.  “Vimos que era un producto que estaba muy desorganizado. Hay mucha información que no está sistematizada y no sabemos hasta dónde provoca este desarrollo que estamos queriendo pregonar”, explicó  Chiuchich y dijo además que después de sistematizar todo esto a través del primer observatorio turístico de esta especialidad sabremos de qué manera encarar tema del turismo religioso.

También se presentó Graciela Paladea, por la provincia de Santiago del Estero disertando sobre el Legado de los Jesuitas en Santiago del Estero; Agustina Lasgoity, coordinadora de Encuentro Joven en la Comisión de turismo Religioso, cuya ponencia tuvo como eje las diferentes Propuestas de Gestión y Protección Sostenible del Patrimonio y Miguel Cabrera  quien presentó BA Iglesias, el innovador desarrollo digital declarado recientemente de Interés Cultural por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires.