En el siglo XVII, Antonio Farías Saa, un hacendado portugués afincado en Sumampa (Santiago del Estero), le escribió a un amigo de Brasil para que enviara una imagen de la Virgen en cuyo honor quería levantar una ermita. Ese es el comienzo de la historia de nuestra patrona.

En Mayo del año 1630 una caravana de carretas, sale de Buenos Aires rumbo al norte llevando dos imágenes. La primera representa a la Inmaculada y la segunda a la Madre de Dios con el niño en los brazos tal como Virgen de la Consolación. Al llegar al rio Lujan la carreta que transportaba a la primera de las imágenes se inmovilizó de forma  inexplicable, naciendo así la adoración y devoción de la Virgen de Lujan. Lo otra sigiló viaje y hoy se le rinde culto en Sumampa.

El 3 de diciembre de 1871 se realizó la primera peregrinación general al Santuario de Luján, desde entonces millones de personas concurren cada año. El próximo 30 de septiembre se realizará la numero 43.

En nuestra ciudad cinco son las parroquias que están bajo su advocación:

  • Nuestra Señora de Lujan en Cabildo 425
  • Nuestra Señora de Lujan de los Patriotas en Emilio Castro 7196
  • Nuestra Señora de Lujan del Buen Viaje en Grecia 4328
  • Nuestra Señora de Lujan Porteño em Francisco Bilbao 3474
  • Virgen de Lujan en Herminio Masantonio 2990

También una Iglesia, Nuestra Señora de Lujan en Jujuy 2181, tres capillas y un centro misionero.

Como siguió la historia

En 1684 llegó a Luján el sacerdote Pedro de Montalvo.  Muy enfermo le pidió a la Virgen su curación. El Negro Manuel, guardián de la Virgen, le ungió el pecho con el sebo de la lámpara que ardía en el altar y le dio de beber una infusión con abrojos de los que solía desprender del vestido de la Virgen. Don Pedro sanó milagrosamente y agradecido se quedó como primer capellán de la Capilla y se encargo de realizar un templo mejor. El paraje fue creciendo producto de la cantidad de gente que acudia a pedirle favores a la Nuestra Señora. El Cabildo Eclesiástico de Buenos Aires constituyó la Parroquia de Nuestra Señora del Río Luján el 23 de octubre de 1730.

Con motivo de las Invasiones Inglesas de 1806. Pueyrredon recluta parroquianos en Lujan. Después del oficio de la Misa, recibieron del Cabildo local el Real Estandarte de la Villa, que en una de sus caras tenía la imagen de la Virgen y en la otra las armas de la Corona, para usarlo frente a las tropas.

En 1872, el Arzobispo de Buenos Aires, Federico Aneiros, entregó la custodia del templo a los Padres Lazaristas.  La coronación canónica se realizó el 8 de mayo de 1887. El santuario recibió de Pío XII el título de Basílica en el año de 1930