Villa Soldati tiene un símbolo que le es distintivo, su parroquia. Desde allí, a comienzos del siglo XX, la Sociedad de Vicentinos, ayudó a los más necesitados. 

La parroquia tuvo dos cambios de nombre. Cuando se erigió a través del decreto, del 25 de julio de 1934, firmado por Tomás J. Solari, Secretario Canciller, y Monseñor Santiago L. Copello, Arzobispo de Buenos Aires, se llamó Parroquia San Blas:

Asignar a la mencionada parroquia los límites que a continuación se expresan: Av. Riestra, vías F.C.O., vías F.C.G.B.A., Charrúa, Riachuelo y Escalada. Declarar que mientras no comience a funcionar la nueva parroquia erigida por este nuestro acto dependerá la Nº 66 de la Nº 45, que es Nuestra Señora de Pompeya.

Bajo el nombre de San Blas funcionó dos años, en una capilla construida con chapas de cinc, similares a los puestos del ferrocarril de esa época. En ese momento el Dr. Pablo Torello (dirigente político y presidente del comité general de la Unión Cívica Radical) donó el dinero para construir un nuevo templo de material y pidió que la parroquia se llamara “Cristo Obrero”.

Más tarde:

Protocolo Nº 1791/60. Vistos: 1º) que la parroquia donde se halla el recurrente fue erigida en el oratorio público de San Blas. 2º) que el donante de la actual iglesia parroquial lo hizo con la condición “sine qua non” de que se cambiaría el anterior titular y se la dedicara a “Cristo Obrero“. 3º) que con este título fue bendecida por el Cardenal Arzobispo Primado; y considerando que el titular impuesto en la dedicación de la iglesia, aún por la sola bendición (C.1168/1), no puede ser cambiado por el ordinario local, a no ser mediante la agregación del nuevo titular al anterior, si la iglesia bendecida fuera consagrada más tarde, o por la agregación autorizada por la Santa Sede, Resuélvese: no acceder a lo solicitado por el recurrente y aconsejarle a solicitar la consagración de la iglesia parroquial con la agregación de San Blas como cotitular de la Iglesia Parroquial de Cristo Obrero. Antonio Rocca, Obispo Auxiliar.

Entonces el 5 de enero de 1961 el Secretario Canciller del Arzobispado comunicaba al cura párroco,  Antonio Nardón, que el Cardenal Arzobispo, Antonio Caggiano, había delegado en Monseñor Antonio Rocca, Auxiliar y Vicario General del Arzobispado, el consagrar la iglesia parroquial de “Cristo Obrero y San Blas” como titulares, el 4 de febrero de 1961, a fin de respetar la voluntad de Juan Manuel de Figueredo, quien donó el terreno para la construcción de la primitiva capilla.