La parroquia San Felipe Neri, en el barrio de Mataderos, es el primer templo del mundo dónde se rindió culto de hiperdulía a esta advocación de la Santísima Virgen María,  lo siguió más tarde la parroquia de Villanello, cerca de Roma y las de Calcuta y Ciudad del Cabo. Se trata de Nuestra Señora Ama de Casa o Virgen María Mamá de la Casa, una nueva advocación mariana.

Virgen Maria Mamá de la casaLa imagen que se venera en la parroquia fue realizada por Fernando R. Pugliese, creador del parque temático porteño “Tierra Santa”.  Se trata de un ama de casa que no podría realizar sus tareas coronada, ni mucho menos ataviada con lujosos vestidos o rodeada de pomposos atributos. Ella sostiene con firmeza al hijo apretándolo contra su pecho. La Virgen tiene en su mano un trozo de pan tomado de una hogaza que entre otras lleva en un atado que cuelga de su brazo izquierdo del cual había tomado otro para el niño, el que en poder de este se convierte en hostia consagrada. A sus plantas un canasto con ropa, en apariencia recién acicalada y una jarra con leche, alimento básico para su hijo, completan el conjunto.

Esta advocación nació por iniciativa de la presidente de la Liga de Amas de Casa, Lita de Lazari, defensora del reconocimiento público del trabajo que se realiza en el propio hogar.  La imagen fue bendecida por el entonces Papa hoy San Juan Pablo II el   el 6 de mayo de 2002 en Roma. Y se espera que Francisco, que en varias ocasiones ha alabado el tesón y el coraje del ama de casa, podría darle un mayor reconocimiento a esta nueva advocación. Por lo pronto en Asunción, Paraguay, la arquidiósesis lo ha hecho en 2016.

¿Qué es la hiperdulia?

El segundo concilio de Nicea (787) aprobaba la veneración de las imágenes, pero distinguía entre la adoración tributada únicamente a Dios, y la veneración honorífica, tributada a los santos y a las imágenes en cuanto a representativas de la persona venerada. A Dios se le reserva la palabra latría, a los santos dulía y a la Virgen hiperdulía.

Dicha Veneración Especial, superior a la Dulía, tiene razón de ser por las creencias católicas sobre la Virgen María, tales como son:
1.– El ser Madre de Dios (esto le da mayor preeminencia que cualquier santo o santa)
2.– El haber sido concebida sin pecado original (le da una pureza mayor a la de cualquier otra criatura de Dios)
3.– Haber sido Virgen toda su vida (Mayor pureza merece mayor honra y respeto)
4.– Haber sido asunta al cielo en cuerpo y alma (Este especial privilegio proviene de lo que se llama Plena Redención, como glorificación del cuerpo y el alma)