En Recoleta existe una parroquia bajo la advocación de Nuestra Señora del Valle de Catamarca. La construcción data de principios de siglo pasado.

Hoy te voy a contar una particularidad pocas veces vista en las fiestas patronales y ademas un milagro reciente. La procesión se realiza con dos imágenes. Una réplica de la encontrada en la Gruta de Choya, en Catamarca, entre 1618 y 1620. Y la imagen actual con su túnica blanca y el manto azul.

 

El ultimo milagro de la Virgen

Permitanme salir de nuestra ciudad para contarles esta historia porque es realmente bella. En conversación con la secretaria de turismo de la provincia de Catamarca, Natalia Ponferrada, me comentó sobre el ultimo milagro de la Virgen.  El 7 de septiembre de 2004 se originó al Sur de las sierras de Ambato, un terremoto de grado 6.3 en la escala de Ritchter que hizo temblar la mitad del país, sus réplicas llegaron hasta Perú, Chile y Paraguay. En la ciudad capital, donde se encuentra el santuario de la Virgen, no hubo un solo derrumbe. “Es realmente un milagro porque la ciudad se encuentra a sólo 50 km del epicentro” relató Ponferrada y agregó “esta documentado, por un piloto de Aerolineas Argentinas, que en el momento en que ocurría el temblor vio que la capital se cubría con un manto celeste que desaprecio segundos después de finalizado el movimiento telurico”. No hay arquitecto o ingeniero consultado que pueda explicar porque no hubo siquiera rajaduras en los edificios. Desde ese día todos los 7 de septiembre de 2004, a las 8.53 las campanas de la iglesia catedral repican agradeciendo a la virgen el milagro

La imagen de la gruta de Choya

No hay ningún dato preciso para asegurar cuál fue el origen de la Imagen o cómo llegó a la Gruta de Choya. Esto solo es un auténtico prodigio.

Según describe el historiador de Catamarca, el sacerdote Antonio Larrouy: Representa a la Virgen en el misterio de su Concepción Inmaculada, de pie, la media luna bajo sus plantas, las manos juntas ante el pecho, mirando el cielo sonriente. En conformidad con una antigua costumbre española, la Imagen fue vestida con ropas de tela desde los principios y vestida ha quedado siempre.