La Basílica del Sagrado Corazón de Jesús, es uno de los edificios más vistosos e importantes del barrio de Barracas, y digno de ser conocido por los porteños. El proyecto y la dirección de obra fueron realizados por el ingeniero argentino Rómulo Ayerza, graduado en la Universidad de Buenos Aires, perfeccionado en Madrid y París.

De planta en forma de cruz latina, con dos brazos transversales, una sola nave de gran amplitud, sus dimensiones aproximadas son 80 m de largo, 15 metros de ancho, 30 de crucero principal y 30 m también de altura hasta la clave de la bóveda, alcanzando la cumbrera del techo metálico que la recubre casi los 40 metros.

altar mayor basilica sagrado corazonLa Basílica cuenta con un altar mayor destacado con un baldaquino o ciborio sostenido por 4 columnas labradas y decoradas con bajorrelieves.

El altar del Calvario ubicado sobre el lado izquierdo del crucero y el altar de San José sobre la parte derecha.

Adyacente a éste están ubicados los altares de la Inmaculada Concepción y de San Miguel Garicoits que está a la izquierda del nuevo altar Mayor.

En el altar de la Cripta de la Basílica está colocada la piedra fundamental de las construcciones.

Las bases que sostienen los 4 pilares del crucero ocupan una superficie de 5 metros cuadrados.

Construido en mampostería y hormigón, los muros del templo llegan en varios lugares al metro de ancho, con contrafuertes de macizos de ladrillo. Más de 1.000 operarios trabajaron simultáneamente en algunas etapas de la construcción, cuyo costo total aproximado fue de 4 millones de pesos de época.

En su mayoría los materiales que integran el templo procedieron de Francia. Los altares fueron construidos por la empresa Daquier, de la ciudad francesa de Caen y con mármoles de las canteras de Angulem.

En la madera de roble de muchos de los 165 bancos todavía se puede ver el número asignado por el carpintero que 1908 los envió, desarmados, desde Francia.

roseton basilica sagrado corazonLa mano de los artistas franceses también está en las imágenes religiosas, en los magníficos rosetones de 8,50 metros de diámetro, y en los 34 vitrales con imaginería que iluminan el altar de mármol blanco.

La fachada principal luce una enorme roseta vitrada y se encuentra coronada por un Cristo de bronce.

Otra notable roseta se encuentra sobre la fachada que mira a la calle Iriarte.

También fue traído desde Francia el reloj de la torre construido por la firma Chateau Freres y Cía. De allí son  las diez imágenes policromadas.

En el campanario hay instaladas tres campanas, la mayor San Leonardo, la segunda San Simón y la más pequeña San Ciriac.