Las extraordinarias riquezas llegadas desde México y Perú provocaron en España un gran interés por la conquista. Pedro de Mendoza, un noble español que había oído hablar de una Sierra de Plata cerca del río descubierto por Solís en 1516, firmó una capitulación con el rey Carlos I. Por este documento, el monarca lo reconoció como “el primer adelantado del Río de la Plata” y Mendoza se comprometió a financiar la expedición a cambio de futuras riquezas a dividir entre las partes firmantes. En 1536 llegó al Río de la Plata con 14 navíos y 1500 hombres junto a unas pocas mujeres.ulrico.png

Respecto a fijar la fecha exacta del primer asentamiento hubo mucha discusión. Fue recién en 1936 (en conmemoración de los 400 años) que una comisión de historiadores, reunida a tal efecto, concluye que la fecha fue el 2 de febrero, día de Nuestra Señora de la Candelaria, y que ocurrió en lo que hoy es el Parque Lezama.

parque lezama.pngPedro de Mendoza, fundó, entonces, un Real (Puerto) al que puso bajo la advocación de Nuestra Señora del Buen Ayre, antigua imagen de la Candelaria venerada en Cagliari, capital de la isla de Cerdeña. El templo donde se la veneraba estaba a cargo de los frailes mercedarios españoles, dos de los cuales vinieron con Mendoza (Juan de Salazar y Espinosa y Juan de Almasia). Ese fuerte fue atacado y destruido por los Querandies. El sitio quedó en silencio por 44 años.

nuestra señora del buen ayreUn buen día, Buenos Aires decide resurgir de las cenizas. Juan de Garay, nombrado por el Gobernador de Asunción, Juan Torres de Vera y Aragón como “Teniente Gobernador y Capitán General en todas las provincias del Rio de la Plata”, bajó desde Asunción por el Paraná a fines del 1500 a fundar Buenos Aires. Llevó consigo 60 “hijos de la tierra”, diez españoles y una mujer.

El General español, residente en Asunción, ordenó el trazado según las Ordenanzas de Población de las Leyes de Indias de Felipe II del año 1573. Destinó para la iglesia mayor o catedral el mismo cuarto de manzana que ocupa hoy en día. En el acta de fundación se lee: “la iglesia de la cual pongo por advocación de la Santísima Trinidad, la cual sea y ha de ser iglesia mayor parroquial”. En lo que atañe a la jurisdicción eclesiástica, la nueva ciudad dependía de la diócesis del Río de la Plata, creada por el rey de España con acuerdo de Paulo III el 1º de julio de 1547, la misma tenía sede en Asunción.

Escribe Garay en el acta el 11 de junio de 1580:

En el nombre de la Santísima Trinidad, Padre, Hijo y Espíritu Santo, tres Personas y un solo Dios verdadero, que vive y reina por siempre jamás, y de la gloriosísima Virgen Santa María su Madre, y de todos los santos y santas de la Corte del Cielo, yo Juan de Garay…, estando en este puerto de Santa María de Buenos Ayres, … hago y fundo en este dicho asiento y puerto una ciudad la cual pueblo con los soldados y gente que al presente he traído para ello, y mandó que se intitule la ciudad de la Trinidad”

El doctor en historia, especializado en Historia y Museología Militar y Naval Hispanoamericana, Julio A. Luqui Lagleyze lo cuenta así:

Ese 11 de junio, bajo un hermoso sol, en el solar donde hoy se alza la Catedral, clavan una cruz en el suelo. Y allí, bajo la bóveda de ese cielo azul celeste -como la que será nuestra bandera-, con el río inmenso como ábside y la pampa como piso, el franciscano fray Juan Pascual de Rivadeneyra, ayudado por fray Antonio Picón, reza la primera misa de la Trinidad. Pampa, Río y Cielo fueron, pues, nuestra primera iglesia mayor.

fundacion mendoza y garay

Catedral

El termino viene de Cátedra término griego que se traduce por “silla en alto”. Catedral es la iglesia en la que tiene su trono el obispo. El nombre procede de “Ecclesia cathedralis”, usado por primera vez en Tarragona el año 516. Se trata, por tanto, de un adjetivo sustantivado. La catedral es la iglesia madre de la diócesis. También se la denomina “domus Dei”; de ahí, por ejemplo que catedral en alemán se dice “Dom” o en italiano “Duomo”. En español a veces se la llama “Seo”. En Estrasburgo y otros muchos sitios de Alemania y varios de Inglaterra, la Catedral se conoce como “Münster” o “Minster” del latín “Monasterium”, porque fueron usadas por los clérigos para vivir en comunidad

Fuente: AICA