La parroquia San Ignacio de Loyola en el casco histórico de la ciudad presenta una rica historia arquitectónica. No he podido terminar de leer todo el material bibliográfico que encontré. El entusiasmo puede mas y quiero empezar a contarte algo.

Si bien cuando estas en su atrio, en las esquinas de Alsina y Bolivar, lees que la presentan como la más antigua de Buenos Aires, algunos autores afirman que es un mote no del todo cierto. Ellos se basan en que, de aquella iglesia original, solo se conserva la torre Sur y parte de la fachada. Ellos también aseguran que la mas antigua es la del Pilar, en Recoleta.

Respecto a la construcción muchos autores coinciden en que los arquitectos jesuitas basaron todas sus obras teniendo como base su primer iglesia construida en Roma: El Gesú o La Iglesia de Jesús de 1568. Ellos se refieren a la fachada sin las torres y a su interior. Acá te muestro la fotografía del frontis de la italiana y el plano de la planta de ambas.

El padre Guillermo Furlong Cardiff (1889-1974) abona la teoría de que no hay relación en los planos ya que asegura que existe un croquis anterior de la iglesia, el que habría sido dejado de lado por haber sufrido modificaciones. Este material formaba parte de una colección que había tenido en uso un Coadjutor de la Compañía de Jesús: el Hermano aragonés Antonio Forcada (1701-1767).

El historiador español Fernando Chueca Goitía (1911-2004), en su libro Barroco en hispano-américa, afirma: “la planta de San Ignacio tiene un parentesco indudable con las iglesias de los jesuitas en Madrid (San Isidro) y Toledo, obras ambas del Hermano Francisco Bautista.

Aquí te dejo sus fotos para que vos mismo las compares

Las afinidades de estas dos con la iglesia de San Ignacio de Buenos Aires estarían en el pórtico de entrada y en la presencia cúbica y alargada del presbiterio y las sacristías.

Yo particularmente la veo mas identificada con la Iglesia de Santa Catalina en Córdoba. ¿A vos que te parece?

También existe una discusión sobre la obra en general de la llamada Manzana de las Luces. La entrada al Nacional Buenos Aires estuvo junto a la iglesia tal cual lo señalan dibujos y fotografías.  En realidad no se corresponde con la diagramación actual porque fue demolida cerca de 1910. Rescato en este punto una cita del arquitecto Mario Buschiazo en su libro “La construcción del colegio e iglesia de San Ignacio en Buenos Aires”:

Carentes de documentación nada podemos afirmar fuera de que, sin lugar a dudas, la fachada actual esta desvinculada del edificio que respalda. Las cornisas de las torres (una de estas data de 1850), no coinciden con la cornisa del templo sobre la calle Alsina; el pórtico con sus 3 bóvedas de arista es algo más estrecho que los 3 arcos que dan al atrio, de modo que también en esto hay falta de concordancia. En suma, puede afirmarse que fachada y cuerpo son de distinta época, pero cuesta creer que se levantase tan monumental fachada principal antes de construir el templo mismo, cuando lo lógico y normal es precisamente lo inverso

Cierto es que es muy difícil reconstruir el pasado de nuestra Ciudad. Planos y escritos se han perdido por el descuido de quienes lo conservaban o por actos de inexplicable intolerancia. Esta parroquia sufrió dos ataques el del movimiento anticlerical de 1875 y un incendio en 1955, donde se quemaron importantes archivos de la compañía de Jesús.