La Basílica de Nuestra Señora de la Merced está en Reconquista 207. El edificio actual es es tercero construido y como dice su placa en el atrio se eigió en 1727, en 1850 paso a ser templo parroquial y en 1927 elevado a Basílica.

Pero hoy te voy a contar de que manera participó en nuestra historia colonial y contemporanea.

Pero antes te cuento una leyenda urbana:

paciencia- basilica nuestra señora de la mercedEntre todas las imagenes que posee se destaca la del Señor de la Humildad y la Paciencia. A finales del siglo XVIII un querandí, a quien los blancos lo habían bautizado Jose, paseaba con un padre mercedario por la zona de quintas, hoy calle Florida, donde se encontró con un frondoso pacará. Pidio permiso para cortarlo y tallar la imagen que podemos ver a la derecha del ingreso al templo.

Ahora si vamos a la clase de historia:

Doña María Josefa González Casero, quien pertenecía a una distinguida familia de Buenos Aires, contrajo matrimonio con Don Domingo Belgrano Peri el 4 de noviembre de 1757 en esta Iglesia. Ellos fueron los padres del Manuel Belgrano. Por eso en 1812, consagró a la virgen de la Merced tres trofeos tomados a los españoles en la batalla de Tucumán, y en su frontispicio Buschiazo lo inmortalizó.

belgrano-ejercito-buschiazzo-merced
Detalle del Frontis

Durante las Invasiones Inglesas de 1806 fue ocupada por las tropas defensoras de Buenos Aires y, desde el atrio, Santiago de Liniers dirigió el ataque a la Plaza Mayor. Sus claustros fueron habilitados para “Hospital de Sangre”.

En 1809 se bendijo el casamiento de Bernardino Rivadavia con Juana del Pino.

En 1810, los conventuales de San Ramón Nonato tuvieron una destacada actuación en los acontecimientos que precedieron a la constitución del Primer Gobierno Patrio, apoyando la posición de los criollos liderados por Cornelio Saavedra, para deponer al Virrey, Rafael de Sobremonte. Posteriormente, se desempeñaron como capellanes de las expediciones militares que la Junta, urgida de los sucesos de mayo, envió al interior.

El Libertador de América, en ese entonces teniente coronel José de San Martín, contrajo matrimonio con María de los Remedios de Escalada, en una celebración presidida por el presbítero Luis Chorroarín, el 12 de septiembre de 1812. Los testigos fueron Carlos de Alvear y su esposa María del Carmen Quintanilla.

El 9 de mayo de 1847 arribó al puerto de Buenos Aires Alejando Florián Colonna Walewice-Walewski, hijo de Napoleón Bonaparte y de su amante, María Waleska. Venía acompañado de una comitiva y de su esposa María Ana Ricci a punto de dar a luz.
El 12 de mayo, ella dio a luz en forma prematura a la pequeña Isabel Batista Elisa. Tan débil estaba la niña que reverencié el 13 de junio pudo ser llevada a la iglesia de para ser bautizada por el franciscano Pierre Durand. A pesar de los esfuerzos del doctor Lepper, la pequeña falleció el 2 de julio y fue enterrada en el cementerio de la Recoleta.

Mitre era asiduo concurrente al templo. Dijeron alguna vez en una homilía respecto de quien fuera presidente de la Nación: “Esta nave y estas bóvedas han conocido al hombre, al ciudadano, al estadista; aquí acudió en distintos momentos de su vida, aquí lloró la muerte de sus seres queridos -su mujer, Delfina; sus hijos Adolfo y Bartolomé-, aquí apadrinó, junto a la fuente bautismal, a nietos y bisnietos; aquí celebró su jubileo; desde aquí, monseñor Rasore, párroco entre 1875 y 1929, acudió el 17 de enero de 1906 a administrarle la unción de los enfermos”.