El 13 de mayo de 1917 se produce, en un pequeño pueblo de Fátima llamado Cova de Iría, frente a tres niños pastores la aparición de la Virgen María. A cien años de ese milagro te cuento lo que sucederá en nuestra ciudad para que visites y conozcas dos templos que se se encuentran bajo su advocación.

Los homenajes en el Santuario Nuestra Señora de Fátima, ubicado en la avenida Mariano Acosta 2979 de Villa Soldati,  incluirán una misa celebrada por el cardenal Poli, a las 9, y por el obispo auxiliar de Buenos Aires, monseñor Ernesto Giobando, a las 17.

virgen fatima en procesion en villa soldatiAdemás, se celebrarán misas a las 8, 10, 11 y 12. A las 15, se llevará a cabo una procesión y, a las 18, un festival en honor a la patrona.

En la parroquia Nuestra Señora de Fátima, ubicada en la calle Franklin D. Roosevelt 2066 del barrio Belgrano, se celebrará una misa a las 11, presidida por el obispo auxiliar y vicario general, monseñor Joaquín Sucunza.

imagen en procesion de la virgen de fatima en belgranoA las 17, monseñor Alejandro Daniel Giorgi, obispo auxiliar de Buenos Aires y vicario episcopal de la Zona Belgrano, celebrará una Eucaristía, precedida por una procesión a las 18. El arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Mario Aurelio Poli, presidirá una misa a las 18.30 y llevará a cabo la coronación de la imagen de Nuestra Señora de Fátima.

La Virgen apareció 6 veces en Fátima

En tiempos de la Primera Guerra Mundial la pastorcita Lucía dos Santos dijo haber experimentado las visitas sobrenaturales de la Virgen María en 1915, dos años antes de las famosas apariciones.

En 1917, ella y dos de sus primos, Francisco y Jacinta Marto, estaban trabajando como pastores en los rebaños de sus familias en un pequeño pueblo de Fátima llamado Cova de Iría. El 13 de mayo de aquel año, los tres niños vieron una aparición de la Virgen María que les dijo, entre otras cosas, que regresaría durante los próximos seis meses todos los días 13 a la misma hora.

María también reveló a los niños, en la segunda aparición, que Francisco y Jacinta morirían pronto y que Lucía sobreviviría para dar testimonio de las apariciones.

En la tercera aparición de la Virgen, el 13 de julio, a Lucía se le devela el secreto de Fátima. Según los informes, se puso pálida y gritó de miedo llamando a la Virgen por su nombre. Hubo un trueno, y la visión terminó. Los niños volvieron a ver a la Virgen el 13 de septiembre.

En la sexta y última aparición, el 13 de octubre, ante miles de peregrinos que llegaron a Fátima (Portugal), se produjo el denominado “Milagro del sol”, en el que, luego de la aparición de la Virgen María a los pastorcitos Jacinta, Francisco y Lucía, se pudo ver al sol temblar, en una especie de “danza”, según relataron los que estaban ahí.