Fue elevada a Basílica menor, el 20 de enero de 1912 por el Papa san Pío X, haciendolo efectivo el Arzobispo de Buenos Aires Monseñor Mariano Antonio Espinosa. Siendo párroco Daniel Figueroa, quien la decoró y embelleció tal como hoy se encuentra. Asimismo fue en ese año y con tal motivo, que llegaron desde Roma la imagen de Santa Columba, virgen y mártir, y las reliquias insignes que en su interior se conservan, obsequio de Monseñor Antonio Sardi, obispo de Agnani, en Italia donde las monjas cistercienses las tenían en un santuario

En el escudo real de la Basílica se cruzan la vara florecida del Santo Patrono con la llave pontificia, y cubriendo a ambas una umbella basilical a medio abrir. Este escudo se repite en diversos lugares de la basílica, por ejemplo: en el remate de las puertas de la sacristía y del camarín del santo, en el reverso de los estandartes parroquiales, en las puertas del frente del templo, en el nicho central de San José en el altar mayor.

En 1916, el 1° de julio, la Basílica fue consagrada al Sagrado Corazón de Jesús. En el año del 150° aniversario, el 28 de octubre de 1956, en medio de grandes festejos, la hermosa imagen de San José que preside el altar mayor del templo, recibió la coronación pontificia, por especial distinción del papa Pío XII, siendo párroco Monseñor David Auletta, inaugurándose al mismo tiempo el Camarín de San José y el Bautisterio.

Entre los años 1996 y 1997, dicho camarín vio acrecentada su belleza por la serie de tres pinturas realizadas por artistas ucranianos y una restauración efectuada.

Por Resolución 58/2006, en el año de su bicentenario fue declarada Sitio de Interés Cultural. El 15 de agosto de 2011 se inauguró el Altar de la Inmaculada Concepción en una celebración presidida por Monseñor Joaquin Mariano Sucunza.

Seguir leyendo …