Desaparecido el Hipódromo Nacional que ocupaba estas tierras anegadizas un grupo inversor compra las 44 hectareas compactadas y rellenadas por la sociedad del hipódromo con el objeto de lotearlas y construir un barrio parque, para lo cual necesitaban un espacio para plaza y otro para Iglesia por lo que le donan a la Curia Metropolitana la esquina de la actual en Udaondo y Riccheri.

Para principios de la década del 30 Monseñor Santiago Luis Copello comenzó la construcción de templos (36 en total) muchos de ellos en zonas que no estaban urbanizadas aún.

Para llevar adelante su obra convocó a las señoras de la sociedad porteña cristiana para que colaboren con él. Estas beneméritas, en representación de cada una de sus familias, se hicieron cargo de acompañar los proyectos.

Santiago Apóstol fue patrocinada por Maria Jauregui de Pradere y ya para 1932, en medio de un campo, surgió la nueva Iglesia, cuyo arquitecto y constructor fue Carlos Massa.

El 31 de Diciembre de ese año fue erigida con el rango de parroquia. Para ese entonces un caserío en Monroe y Blandengues (Libertador) y la quinta Basavilbaso (Hoy plaza el Salvador y la Di Tella) eran los pocos vecinos existentes.

Poco despues se construyó el Tiro Federal Argentino. Para 1936 se vislumbró el futuro barrio parque y se asfaltó Centenario (hoy Figueroa Alcorta), la Av central Lidoro Quintero y Udaondo, y aparecieron las casas, y años después el club River (inaugurado en 1938).

Hacé click aqui para ver las imágenes del templo