En la avenida Córdoba 3329 se encuentra el único templo de la ciudad bajo la advocación de Nuestra Señora del Valle de Catamarca. Comúnmente llamada por los norteños la Virgen del Valle.

Es no sólo la patrona Nacional del Turismo en Argentina, sino que también fue declarada Patrona del Noroeste Argentino, Patrona de Catamarca, Patrona de la Diócesis de Añatuya y Protectora de la Diócesis de La Rioja. Patrona Nacional del Paracaidismo y de los Algodoneros del Chaco.

La tradicional veneración de Nuestra Señora del Valle se remonta a los años 1618 y 1620. Todo comenzó cuando uno de los nativos encomendados al servicio Don Manuel de Zalazar, vizcaíno Administrador del Valle de Catamarca, descubrió que un grupo de personas iban a una quebrada en Choya, y en secreto veneraban la imagen de la Virgen que estaba en un nicho a unos 7 metros de altura, y en las cercanías había rústicos asientos, restos de fogatas y huellas de danzas. La imagen encontrada era pequeña, muy limpia, de rostro moreno y tenía las manos juntas y siempre fue un misterio como llegó a ese lugar.

Seguir leyendo …