La construcción de la Iglesia Regina Martyrium, en el barrio de Balvanera, se realizó a instancias del primer Arzobispo de Buenos Aires, Monseñor Mariano José de Escalada, para asiento de los jesuitas con motivo del retorno de la orden a la ciudad y funcionó como sede su principal. Junto a ella, estuvo el Seminario Conciliar de la Arquidiócesis de Buenos Aires, a cargo de la “Compañía de Jesús”.

Del Seminario surgieron un conjunto de religiosos que más tarde ocuparon puestos de relevancia en la jerarquía eclesiástica, por ejemplo Agustín Piaggio, Santiago Luis Copello y Nicolás Fassolino. Este último era vecino del barrio, había nacido en Belgrano y Sarandí. Él recordaba que frente a la parroquia Regina había dos corralones, donde se reunía gente humilde a bailar tangos al compás del organito.

Finalmente en 1899 el seminario es trasladado a un nuevo edificio en Villa Devoto. En la actualidad esta iglesia recibe a los fieles de países vecinos como peruanos y bolivianos, y también a la inmensa colectividad china en la Argentina.Por otra parte atiende a adultos mayores que se encuentran en situación de calle, o en extrema pobreza, para cubrirles las necesidades elementales de alimentación.

Seguir Leyendo ….