En 1785 los padres Betlehemitas se hicieron cargo de la Iglesia Nuestra Señora de Belén, ubicada en lo que hoy llamamos San Telmo, trasladando a la casa anexa su hospital. Templo que, por otra parte, estaba sin terminar por la expulsión de los jesuitas años antes.

En 1805 el Alto de San Pedro estaba habitado, entre otros, por patrones de lancha y carpinteros de ribera, puesto que paralelo a su costa existía un canal o brazo del Riachuelo, conocido como “el Brazo del Trajinista”, que por su profundidad se usaba de fondeadero para la reparación de buques y amarre de embarcaciones pequeñas.

Estos vecinos juntaron firmas para solicitar la división del curato de la Concepción y el establecimiento de otro con sede en la inconclusa iglesia de Belén, en el nombre y la advocación del glorioso San Pedro González Telmo, protector de los navegantes.

El último Obispo de la época colonial, monseñor Benito de Lué yRiega, accede al pedido y crea la parroquia San Pedro González Telmo, como reza en los mosaicos conmemorativos bajo la estatua de San Pedro en el atrio, estableciendo su sede en Nuestra Señora de Belén hasta tanto se erigiera el templo cabecera, cosa que nunca se realizó.

SEGUIR LEYENDO ….