El 11 de febrero es la festividad de Nuestra Señora de Lourdes. La fiesta de ese día conmemora las 18 apariciones de la Santísima Virgen, ocurridas entre el 11 de febrero y el 18 de julio de 1858, a una niña de 14 años, Bernardita Soubirous, en Lourdes, Francia, a orillas del río Gave. En el lugar de las apariciones se levantó con el tiempo una basílica que es uno de los principales centros de peregrinaciones del mundo. En nuestro país están dedicadas a esta advocación 39 parroquias. En la Argentina la Virgen María bajo la advocación de Nuestra Señora de Lourdes es patrona de la diócesis de San Martín y copatrona de la diócesis de San Rafael.
En nuestra ciudad las celebraciones serán en:
– la parroquia Virgen Inmaculada de Lourdes, Av Rivadavia 6280, Flores
– la parroquia Nuestra Señora de Lourdes, Monroe 3202, Belgrano
– Hay réplicas de la gruta de Lourdes en la iglesia Santa Felicitas, (Isabel la Católica 520, Barracas) y en la parroquia Santísimo Redentor (Larrea y Berutti Recoleta)

 

Historia de la virgen

El 11 de febrero de 1858, tres niñas, Bernadette Soubirous, de 14 años, su hermana Marie Toinete, de 11 y su amiga Jeanne Abadie, de 12 salieron de su casa en Lourdes para recoger leña. Camino al río Gave, pasaron por una gruta natural donde Bernadette escuchó un murmullo y divisó la figura de una joven vestida de túnica blanca, muy hermosa, ceñida por una banda azul y con un rosario colgado del brazo. Se acercó y comenzaron a rezar juntas, para luego desaparecer.
Por un período de cinco meses, la Virgen se le apareció a la niña, en medio de multitudes que se acercaban para rezar y poder observar a la hermosa señora, pero la Virgen sólo se le aparecía a la niña. En reiteradas ocasiones, Bernadette fue víctima de desprecios y burlas por parte de las autoridades eclesiales y civiles de pueblo, pero la niña se mantuvo firme en su fe mariana sobre todo en el especial pedido que la Virgen le había encargado: la construcción de una capilla sobre la gruta y la realización de una procesión.
Luego de la última aparición ocurrida en16 de julio, fiesta de Nuestra Señora del Carmen, Bernadette ingresó a la orden religiosa de las hermanas enfermeras, a la edad de 22 años, y permaneció allí hasta su muerte a los 34 años de edad.