El padre Juan de Dios Arenas fue el primero que se hizo cargo de la capilla de San Cristóbal del barrio homónimo, el 17 de mayo de 1875. En esa época las esquinas de San Juan y Jujuy no existían tal cual las conocemos. El lugar era inhóspito, desolado. Tanto que el promedio de permanencia de los capellanes era de 5 días.

El padre Juan estuvo durante 11 años allí. Había nacido en Morón de la Frontera, en Sevilla el 8 de marzo de 1826. Llegó a Buenos Aires en 1867. En ese mismo año fue nombrado teniente-cura de San José de Flores.

A poco de llegar, se dio cuenta que los niños del lugar no asistían a la escuela por lo lejana que ésta estaba, por lo que en la misma capilla fundó una escuelita para niños pobres. Otra de sus primeras tareas fue ir reuniendo fondos para la construcción del templo. Instaló las “Fiestas de San Cristóbal”, que duraban algunos días, con bandas de música, corridas de sortija. Después de varios años, el resultado de estas fiestas acabó por permitirle habilitar una nave del templo.

Seguir Leyendo ….