La parroquia Santa Teresita del Niño Jesús, que se encuentra en Parque Chas, desde el 1 de noviembre de 2004 tiene una visita especial. Ese día, a las 19:30, se celebró la Santa Misa presidida por Monseñor Jorge Lozano, Obispo Auxiliar de Buenos Aires, donde fue bendecida solemnemente y entronizada la Imagen de la Virgen de la Sonrisa. La escultura fue realizada en Lisieux (Francia) y había llegado a la Argentina el martes 19 de octubre. Los días subsiguientes recorrió los Monasterios de Carmelitas Descalzas de la Ciudad y finalizó en Luján. La Virgen es de singular belleza y transmite todo lo que significa para la feligresía.

Teresa y la Virgen

Santa Teresa del Niño Jesús nació en la ciudad francesa de Alençon, el 2 de enero de 1873 y falleció a los 24 años. En 1925 el Papa Pío XI la canonizó, proclamándola, después, Patrona Universal de las Misiones.

Cuenta su biografía que en diciembre de 1882, su salud empezó a empeorar de manera extraña: sufría continuamente de dolores de cabeza, comía poco y dormía mal. Su carácter también cambió irritándose y discutiendo con sus hermanas. Ese mismo año el médico Alphonse H. Notta diagnosticó la enfermedad de Teresita como una reacción a una frustración emocional con ataque neurótico.

El 13 de mayo de 1883, el día de Pentecostés, su familia apeló a su fe para intentar aliviar el padecimiento de la niña. Le acercaron a su cama una imagen de Nuestra Señora de las Victorias que el papá de Teresita, Luis Martín, tenía desde antes de casarse y que pertenecía a su familia. Teresita se sintió abrumada por la belleza de la Virgen, y especialmente por su sonrisa: “La Santísima Virgen me ha sonreído. ¡Qué feliz soy!” dicen que dijo. En ese momento, la paciente se estabilizó delante de sus hermanas y su padre que quedaron atónitos. Al día siguiente, todos los rastros de la enfermedad desaparecieron. Desde ese momento nació la advocación a Nuestra Señora de la Sonrisa. La Virgen ayuda a los afligidos por la pena, la enfermedad y la depresión, intercediendo por aquellos que las padecen.

SEGUIR LEYENDO …