En su libro Doctor y Campeón, Carlos Salvador Bilardo, relata que en su infancia era vecino de la parroquia Asunción de la Santísima Virgen, ubicada en el barrio de Villa Mitre.

Cuenta que cuando cumplió los 8 años tomó la comunión allí y era, junto a su madre, un devoto concurrente de las misas dominicales: “íbamos caminando porque estábamos a ocho cuadras de Gaona y Gavilán que es donde está la iglesia”.

Recuerda luego, que al finalizar el oficio el sacerdote les daba a los chicos una entrada para ir al cine en la Casa Parroquial ubicada en la misma manzana, sobre la calle Franklin.