La basílica consta de tres niveles (planta central, galerías superiores y cripta) y una superficie de 1.800 metros cuadrados. Responde al estilo ecléctico, posee materiales originales de un valor artístico incalculable y está en un lugar emblemático de Almagro, al punto tal que es el símbolo central del escudo barrial. La importancia que tuvo el templo desde su origen -tanto para la vida de la Iglesia como para la historia nacional- hizo que Pío XII lo elevara a la categoría de Basílica en 1942. En 2006 la Basílica fue declarada “de Interés Histórico y Cultural de la Ciudad de Buenos Aires” por la Legislatura porteña.
SEGUÍ LEYENDO …
®Miguel Cabrera