Este templo, al igual que la Catedral Metropolitana, es el único en la ciudad que posee dos órganos. El menor, ubicado en el presbiterio, a la izquierda del altar mayor, es del Coro. Fue instalado por el afamado organero Alberto Mateo Poggi en 1907. Poggi había nacido en Génova en 1855 y murió en Buenos Aires en 1935, luego de una amplia y exitosa actividad en el arte de su especialidad. Según me explicó el maestro Rafael Ferreyra, este órgano posee un teclado manual y pedalera de 27 notas, del tipo alemán, paralelo.

El sistema de accionamiento es el clásico de aquel tiempo: el neumático tubular.
Instrumentos como éste, afirma Ferreyra, han adquirido una importancia notable en los países desarrollados, donde el auge y la construcción de modelos neobarrocos, sobre todo en la década del 1960-1970, hizo que estos instrumentos tardo románticos, casi desaparecieran y hoy son considerados instrumentos de colección.

No encontré datos ciertos pero probablemente fue construido por la firma Rudolph Ibach de Alemania, de la cual Poggi era representante en Buenos Aires. Fue restaurado en diciembre de 2011.

El otro es uno de los órganos más suntuosos instalados en Buenos Aires a principios del siglo XX. Presenta la particularidad de no haber sido terminado en su proyecto original. El tercer manual nunca fue montado a pesar de que la consola está preparada para recibir los tiradores y mecanismos necesarios para que el mismo sea agregado. Hoy en día es muy difícil definir con exactitud las verdaderas razones que provocaron que la gente encargada de instalar este órgano no finalizarán el instrumento originalmente proyectado.

El manual del “recit” y algunos registros del pedal jamás fueron montados. Rafael Ferreyra y David Merello en su site http://cavaillecol.flavam.com afirman que “no tenemos documentación acerca de estos hechos como para poder descubrir lo que realmente ocurrió”. Y continúan: “se escuchan muchas versiones distintas sobre esta historia cuando se habla con varias personas relacionadas con esta Iglesia y con el órgano. ¿Cuál es la historia real entre todas ellas? Algunas personas hablan acerca del hundimiento del barco que transportaba desde Francia los componentes para la finalización del órgano.”

Otra versión habla acerca del enojo del arquitecto que construyó el templo cuando se enteró que el órgano iba a tapar el rosetón del frente del edificio (el cual es verdaderamente bello) y que debido a esto el instrumento no se montó en la forma prevista. El órgano está dividido en 2 secciones. La parte Norte es la que contiene verdaderamente los tubos del órgano. La parte sur es solamente una fachada a efectos de guardar la simetría arquitectónica pero detrás de las misma no hay tubos ni ningún otro componente del órgano”. Este instrumento musical a la fecha de edición de esta guía no había sido modificado desde su construcción. Todos sus registros originales continúan funcionando Es uno de los más hermosos instrumentos de su género que se pueden escuchar en Buenos Aires. SEGUÍ LEYENDO…

© Miguel Cabrera